Nuestra Línea Editorial


Tenemos muchas cosas muy claras, como estos apuntes que os dejamos aquí abajo, si no te gusta nuestra línea editorial, quizá no deberías pasarte por aquí... o sí, porque a lo mejor podemos charlar un rato, siempre con el respeto y la educación como primeros apuntes.

1. No tenemos ideologías de ningún tipo. A ver, entendednos bien, nosotros, cada uno de nosotros, por separado, podemos tener la ideología que nos apetezca, somos libres de tenerla, por supuesto, pero como programa, como equipo, no nos definimos en ningún ámbito político en concreto ni en una única forma de sociedad.

2. Damos nuestras opiniones sin insultar. Podemos opinar lo que nos apetezca, pero siempre dejando que el resto opine y sin la necesidad de situar nuestras ideas por encima de las de los demás. Todos podemos tener razón, pero la perdemos si queremos situarnos por delante del resto.

 "Mi libertad termina donde comienza la del otro"

3. Prohibido tacos. Bueno, esta es casi más una regla de educación que una propuesta de línea editorial en sí, pero sí, al menos intentamos no utilizar los tacos durante nuestras historias de El Club del Micro Rojo. Como idea no está mal. Sabemos que las llamadas "palabrotas" son palabras tan válidas como las demás y en la calle las utilizamos sin problemas, pero intentamos no usarlas ni en la radio ni en nuestros artículos.

4. Somos sutiles y respetuosos. Si tenemos que insultar a alguien... siempre con prudencia. Vale, tenéis razón, está muy mal eso de insultar a cualquier persona, pero si por algún motivo, tenemos que opinar mal de alguien, por algo que haya dicho o hecho, será siempre con respeto y con sutilidad. Usamos nuestra inteligencia y buscamos la fórmula de decir que algo o alguien no nos gusta sin necesidad de insultar directamente.

5. No hablemos todos a la vez. Una premisa básica de cualquier miembro de El Club del Micro Rojo. Escuchamos a los demás y opinamos o participamos en nuestro turno, quizá nos podamos interrumpir, pero si hablamos todos a la vez, no nos entenderemos y mucho menos nos entenderán los demás.

"A menos que Javi interrumpa y hable cuando no le toca, él si puede."-Indignación del equipo.
"Algo me tiene que suponer eso de ser el director del programa, ¿no?" -Ese es Javi

6. Somos cercanos pero no chabacanos. Sí, no vamos a ponernos a decir palabras extravagantes para parecer más inteligentes o más cultos. No nos hace falta, somos como somos y hablamos como lo hacemos habitualmente, eso sí, intentando no resultar demasiado chocantes o demasiado ligeros al hablar. Estamos para pasarlo bien en la radio, pero también para informar y entretener, no para decir tonterías.

7. No hablamos de marcas. Esta es básica ¿no? Si alguna marca quiere que la nombremos... pues eso, que llamen a dirección y paguen publicidad.

8. Somos veraces. No hablamos por rumores o por comentarios ajenos, siempre contrastamos lo que decimos, investigamos en intentamos llegar a las fuentes de todo aquello que decimos, a no ser que entre dentro de nuestras opiniones o de nuestros comentarios propios. Si damos una noticia, siempre será la verdadera, no nos las inventamos ni contamos lo que nos han cuchicheado por ahí.

9. Usamos nuestras palabras (y creedme, no aburrimos para nada). Bueno, esta es parecida a la de antes, la de la chabacanería, ya sabéis. Sí, hablamos en términos normales, coloquiales, pero no a lo tonto y diciendo burradas por decirlas o por ser graciosillos de más. Nos reímos porque el tono que mantenemos es casi siempre el del humor y el buen rollo, pero con la verdad y la responsabilidad como elementos clave.

10. Pasárselo bien es una norma más. Y muy importante. Si nosotros nos lo pasamos bien, nuestros oyentes también lo harán. Nos reímos, bromeamos, jugueteamos... sin problemas, pero sin pasarse nunca de la raya y sin menospreciar a ninguna persona, colectivo o idea.

11. No atacamos en entrevistas. (Jesús se está entrenando, pero le cuesta). Nuestras entrevistas son para conocer temas, propuestas o personas. No las usamos para herir a nadie ni para atacar una idea o tema en concreto. Somos amables en nuestras charlas, conocemos el tema sobre el que preguntamos y siempre usamos nuestras entrevistas para aprender más y que nuestros oyentes conozcan mejor cualquier asunto que tratemos.

12. No se dan voces. Nadie tiene más razón por hablar más alto. Creo que esta norma de nuestra línea editorial no necesita mayor explicación.

13. No imponemos nuestras ideas. Cada uno tiene las suyas y ninguna es mejor o peor que las de los demás.

14. Sobre todo y ante todo, Respeto. "Yeah". Quizá con este último punto (por el momento) se pueda resumir toda la idea...


Comentarios